En estas fotografías podéis ver el antes y el después de que me realizaran una intervención de miotenofasciotomía cerrada.
Antes tenía las piernas en forma de X y me era imposible mantener los pies en ángulo recto de modo que al caminar con mi taca, solo apoyaba las puntas de los deditos.
Ambas cosas imposibilitaban casi al 100% el que yo pudiera caminar algún día.
Mis papás se enteraron de esta operación por un programa de la tele y mi mamá enseguida se puso a buscar toda la información posible.
Las mayores dudas consistían en si podría ser de algún modo perjudicial para mí así que mi mamá habló con mi pediatra, con mi rehabilitadora, con mi fisioterapeuta y con mi neurólogo para obtener cuantas más opiniones y aunque esta operación es una técnica relativamente nueva (en España se practica desde hace solo unos meses) todos estuvieron de acuerdo en que no podía ser malo y que a poco que se consiguiera, ya sería un gran paso.

Me operaron en Barcelona el 18 de Octubre de 2005.
La operación duró unos 20 minutos y al día siguiente salí del hospital con mis papás. En la segunda foto podéis ver la diferencia en la posición de mis piernas y mis pies.

Cuando desperté de la anestesia (sedación, más bien) tenía muchos dolores porque me habían intervenido en 16 puntos distintos y la noche fue un poco dura porque estaba débil y muy molesta pero en unas pocas horas ya estaba comiendo con normalidad e incluso jugando en la cama.

Os remito a una web donde podéis leer mucho más detalladamente sobre el método utilizado.

Método Ulzibat

índice anterior siguiente